Efectos gráficos en KDE 4

El gestor de ventanas de KDE, KWin, dispone de vistosos efectos gráficos a partir del lanzamiento de KDE 4. Estos efectos no tienen nada que envidiar a los que proporciona Compiz.

Captura de pantalla de un escritorio KDE 4 con el efecto del cubo

Como en el caso de Compiz, es necesario disponer de una tarjeta gráfica potente cuyo controlador proporcione composición OpenGL, aunque también es posible usar la modesta composición XRender con unos resultados más que aceptables. En principio será suficiente disponer de cualquier tarjeta gráfica reciente nVidia, ATI o Intel, con su correspondiente controlador (preferentemente propietario, aunque también se pueden usar controladores libres).

La gran ventaja de usar los efectos gráficos de KWin en KDE es que son nativos de este escritorio, por lo que no hay necesidad de añadir software adicional diseñado especialmente para otros escritorios.

Activación

Normalmente, los efectos gráficos de KWin estarán disponibles al terminar de instalar KDE 4 (o cualquier otra versión posterior). En caso contrario, se pueden activar desde las Preferencias del sistema de KDE, pestaña General, apartado Aspecto y comportamiento, icono Escritorio. También se puede acceder a este diálogo de configuración pulsando con el botón derecho del ratón sobre la barra de título de cualquier ventana de KDE y seleccionando la opción Configurar el comportamiento de la ventana. En ambos casos obtendremos un diálogo de configuración similar a este:

Diálogo de configuración de las opciones de KWin en KDE 4

Como se ve en la imagen anterior, para activar los efectos gráficos de KWin se debe marcar la casilla Habilitar los efectos de escritorio en este diálogo de configuración. Además, conviene marcar las casillas Gestión de ventanas mejorada, Sombras y Diversas animaciones. En el caso anterior también se han escogido las opciones de selección de ventana en modo carátula y deslizar el escritorio activo al cambiar a otro. Estas son solo algunas opciones básicas de configuración de KWin; el resto de pestañas (Bordes de la pantalla, Todos los efectos y Avanzado) proporcionan muchas más.

Selección de ventanas

KWin proporciona varios métodos para seleccionar ventanas. En el diálogo de configuración de KWin se puede seleccionar uno de ellos para ejecutar al pulsar la combinación de teclas Alt+Tab. La opción Sin efecto mostrará una simple lista de ventanas, donde se puede seleccionar una de ellas. El resto de modos son mucho más vistosos. Por ejemplo, el modo Selección de ventanas tradicional usa el sistema de selección típico de las versiones anteriores de KDE, aunque muestra miniaturas de las ventanas en lugar de iconos, además de usar transparencias para las ventanas:

Selección de ventanas tradicional en KDE 4

El modo Presenta las ventanas muestra una representación de todas las ventanas del escritorio activo, permitiendo seleccionar una de ellas. Se puede conseguir un efecto muy parecido pulsando la combinación de teclas Ctrl+F9, aunque en tal caso habrá que seleccionar la ventana pulsando sobre ella con el ratón (o con las teclas del cursor e Intro):

Modo de presentación de ventanas del escritorio activo en KDE 4

Este modo tiene una variante (Ctrl+F10) que también permite seleccionar ventanas del resto de escritorios sin necesidad de tener que cambiar antes a ellos:

Modo de presentación de ventanas de todos los escritorios en KDE 4

El modo Selección de ventana en modo carátula usa un método similar al que emplean Mac OS-X o el iPod:

Selección de ventanas en modo carátula en KDE 4

Finalmente, el modo Selección de ventana en modo cascada hace algo parecido a lo que hace Windows Vista:

Selección de ventanas en modo cascada en KDE 4

Selección de escritorio

Para cambiar el escritorio activo (por ejemplo, seleccionándolo en paginador que suele haber junto a la barra de tareas), KWin proporciona un par de métodos interesantes. La opción Deslizar muestra un efecto gráfico que consiste en desplazar rápidamente hacia un lado las ventanas del escritorio actual, para traer al primer plano las del escritorio seleccionado.

La opción Cubo de escritorio muestra el típico cubo giratorio que contiene un escritorio en cada cara:

Selección de escritorio en KDE 4 con el efecto del cubo

Esta última opción posee un par de variantes que hay que activar previamente en la pestaña Todos los efectos y lanzar después a mano mediante la combinación de teclas elegida. Se trata del Cilindro de escritorio y del Escritorio esfera. Como indican sus respectivos nombres, se utilizará un cilindro o una esfera en lugar de un cubo para cambiar el escritorio activo.

Finalmente, también disponemos de una rejilla de escritorios, que se activa pulsando la combinación de teclas Ctrl+F8:

Rejilla de escritorios en KDE 4

Más efectos

Además de los descritos, KDE 4 proporciona muchos más efectos gráficos que hacen que trabajar con ellos sea más intuitivo. Entre los disponibles para mejorar la accesibilidad encontramos los siguientes:

  • Agudizado, que permite que algunas personas con ciertos problemas de visión puedan ver mejor el escritorio.
  • Ampliación, que permite ampliar todo el escritorio.
  • Espejo, que permite usar una lupa con efecto de ojo de pez para ampliar la zona que rodea el ratón.
  • Invertir, que permite invertir los colores de las ventanas y del escritorio para mejorar su aspecto a los ojos de personas con ciertos problemas visuales.
  • Lupa, que permite usar una lupa para ampliar la zona que rodea el ratón.
  • Seguir el ratón, que dibuja un efecto visual alrededor de la posición del ratón al pulsar la combinación de teclas Ctrl+Meta.

Entre los efectos de apariencia visual econtramos:

  • Acceso, que hace que el escritorio aparezca acentuándose cada vez más al iniciar la sesión.
  • Animación de minimización, que realiza una animación al minimizar las ventanas abiertas.
  • Cerrar la sesión, que hace que el escritorio se oscurezca cuando se muestra el diálogo de cerrar la sesión actual:

Cerrar la sesión en KDE 4

  • Desenfocar, que hace que el contenido de una ventana transparente se muestre desenfocado.
  • Deslizar, que hace que las ventanas se deslicen por la pantalla al cambiar de escritorio.
  • Desmenuzar, que hace que las ventanas caigan en trozos cuando se cierran.
  • Escalar, que anima la aparición de ventanas nuevas.
  • Explosión, que hace que las ventanas exploten cuando se cierran.
  • Fundido, que hace que las ventanas aparezcan o se desvanezcan suavemente al mostrarlas u ocultarlas, respectivamente.
  • Lámpara mágica, que simula el efecto de un genio metiéndose o saliendo de una lámpara mágica al minimizar o restaurar ventanas, respectivamente:

Lámpara mágica de KDE 4

  • Marcación con el ratón, que permite dibujar líneas en el escritorio.
  • Miniaturas de la barra de tareas, que muestra una miniatura de la ventana cuando se situa el cursor sobre un botón de la barra de tareas que represente una ventana.
  • Miniaturas laterales, que muestra una miniatura de la ventana en el borde de la pantalla.
  • Sombra, que añade sombras bajo las ventanas.
  • Transparencia, que hace que las ventanas se muestren transparentes en ciertas circunstancias:

Transparencia en KDE 4

  • Ventanas gelatinosas, que hacen que las ventanas se comporten como si fueran de gelatina al moverlas por la pantalla:

Ventanas gelatinosas en KDE 4

Entre los efectos de enfoque de ventanas encontramos:

  • Aclarar la pantalla en el modo administrador, que oscurece toda la pantalla cuando se muestre el diálogo que pide la contraseña del usuario root:

Aclarar la pantalla en el modo administrador en KDE 4

  • Oscurecer inactiva, que oscurece todas las ventanas no activas del escritorio:

Oscurecer las ventanas inactivas en KDE 4

  • Padre de la ventana, que oscurece la ventana principal de una aplicación cuando se muestra un diálogo de la misma.